5 mitos de liderazgo y como superarlos

5 mitos de liderazgo y como superarlos
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Con demasiada frecuencia, las personas se encuentran en una posición de liderar a otros sin la experiencia o la capacitación que necesitan y asumen que pueden resolverlo sobre la marcha.

Mientras están “descubriendo como liderar un equipo  de trabajo”, se puede hacer mucho daño a las personas y afectar  los resultados y los objetivos del negocio. Hoy en día existen mitos de liderazgo en casi todas las empresas. Echemos un vistazo a una mitología de liderazgo común.

Mitos sobre el liderazgo

  1. Las personas estelares en su campo o disciplina seguramente serán líderes estelares de otras personas

Las habilidades, los atributos e incluso las motivaciones requeridas para liderar personas con éxito son completamente opuestas a las requeridas para ser un colaborador individual exitoso.

Si los roles y las habilidades no fueran tan opuestos, sería muy fácil para alguien pasar sin problemas de ser un gran violinista a ser un gran director de orquesta. Liderar a otros es un cambio sísmico intelectual y emocional en la mentalidad y el comportamiento que separará rápidamente a los líderes efectivos de los ineficaces.

Leer: 5 tendencias de verificación de antecedentes que afectan a los recursos humanos

  1. Las emociones deben quedar fuera del lugar de trabajo

¡Liderar personas es complicado! Las personas son, y siempre serán, impredecibles. Cada persona es única, y eso significa que liderar personas es complejo, divertido, interesante, frustrante y, sí, complicado.

Nos guste o no, cada persona trae sus emociones al trabajo. Las personas son criaturas que piensan y sienten las 24 horas. Pueden comportarse, y con frecuencia lo hacen, de manera diferente a nuestras percepciones y/o suposiciones preconcebidas sobre ellos. Nuestros valores impulsan nuestras decisiones, lo que genera emociones que a menudo se manifiestan en nuestros comportamientos.

Leer  Cómo Facturar: Buffalo Wild Wings

La idea de que podemos mantener las emociones fuera del lugar de trabajo es una gran tontería. Además, queremos que la gente se sienta cuando nos conviene, ¿no? Queremos que sean leales, agradecidos, éticos, comprometidos y amables con las personas con las que trabajan y para las que trabajan.

Son solo los sentimientos inconvenientes que nos gustaría que la gente dejara en la puerta. No funciona de esa manera. Todos traemos nuestro yo de 24 horas, de toda la vida al trabajo, nos guste o no.

  1. La mejor manera de hacer cambios es desde arriba y esperar que todos participen

La dolorosa verdad es que los esfuerzos de cambio fallan en todas las organizaciones aproximadamente el 70 % de las veces y, para algunas, eso es en un buen día.

El statu quo ejerce un dominio poderoso, casi surrealista, sobre las personas y las organizaciones, pensamos y decimos que estamos abiertos a nuevas ideas y cambios, pero a menudo no es cierto porque los cerebros humanos simplemente no están conectados de esa manera.

Y la razón número uno por la que fracasan los esfuerzos de cambio es que la gente se resiste a ellos. Nuestras experiencias de vida nos han demostrado que demasiadas personas con autoridad sobre nuestro trabajo y nuestras vidas toman decisiones pésimas, a menudo basadas en información pésima, y ​​terminan con resultados pésimos.

Tener un proceso de cambio en marcha es algo que pocos líderes realmente hacen y eso se debe a que muy pocos de nosotros nos hemos tomado el tiempo de aprender.

Leer: 8  excelentes prácticas para que RRHH aporte valor a su empresa

  1. Ser realmente inteligente y/o bien educado es todo lo que realmente importa
Leer  Cómo Facturar: 50 Friends

No es suficiente ser muy, muy inteligente. La inteligencia emocional es muy importante, al menos cuatro veces más que el coeficiente intelectual para tener relaciones saludables y productivas. Incluso las personas inteligentes bien intencionadas que son líderes ineficaces pueden causar mucho daño.

Los líderes buenos y efectivos pueden lograr hazañas increíbles con sus seguidores. Si nadie nos sigue realmente, ¡no estamos liderando! Podemos gestionar todo tipo de tareas que pueden implicar cronogramas, dinero, proyectos, presupuestos, etc., y sin embargo, todo lo que hacemos con nuestro personal y otras partes interesadas implica relaciones.

Qué tan bien funcionan esas relaciones tiene mucho que ver con cuánta confianza está en el centro de esas relaciones, y eso tiene todo que ver con EQ, no con IQ.

  1. Los líderes no pueden controlar la cultura de sus equipos o negocios

Los líderes son las personas que marcan la pauta, modelan los valores y principios, los comportamientos y las actitudes que son aceptables y las que no lo son. Cada líder determina la cultura deseada en su equipo y organización.

Sí bien es cierto que todos contribuyen a la cultura, el líder responsabiliza o no a las personas por su papel en el mantenimiento de la cultura deseada, independientemente del "tipo" de la cultura que exista. Simplemente no hay escenario en ninguna organización, equipo o familia, donde la cultura no comience desde arriba.

Hay muchas formas excelentes de aprender a liderar bien cuando es la intención consciente del líder hacerlo. El liderazgo es tanto un arte como una ciencia y comprender la mitología del liderazgo es un buen comienzo.

Leer: Cómo usar la tecnología para desarrollar mejor su empresa

Leer  Cómo Facturar: Abuelitas Pizza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir